Taller 4.0 . El taller como punto de venta

Las oportunidades se crean a partir del conocimiento.

Como vamos cambiando; desde aquellos años 80, donde los talleres de reparación de vehículos contaban con stocks de productos para la realización y desempeño de sus trabajos; hasta la primera década de los años 2000; cuando el taller descubrió el “just-in-time” ha pasado casi de todo en este mundo de la Automoción; ahora mas definitivo el mundo de la movilidad.

La nueva aventura; por otra parte, ya reiteradamente anticipada por parte de los fabricantes premium de recambios, repuestos y accesorios del Aftermarket Automotive y la Postventa; es convertir los mas de 43.000 talleres de la geografía Ibérica en puntos de venta.

Sin duda, estamos hablando de la mayor red de “tiendas” de sector tecnológico en nuestro país; hacerse con un posicionamiento en ellas; con la idea de ser lanzaderas de las nuevas oportunidades de negocio que se avecinan en el mundo de la movilidad es sin duda un reto interesante a la para que complejo para un sector con grandes necesidades de proporcionar mayor fluidez a la comercialización de los productos y generar una competencia de valor al mundo del on-line; convirtiendo esta red en puntos de recogida y entrega.

Estamos en una nueva fórmula de comercializar los productos y servicios; sean estos los que sean; y el mayor afán de las matrices de venta, es la obtención de la cercanía a los consumidores finales.

La banca ha vendido desde TV a sartenes durante muchos años, los supermercados venden combustible, seguros y cualquier producto/servicio susceptible de ser comercializado.

En definitiva, en un mercado global y competitivo, el objetivo sigue siendo el mismo: acceder de una manera fluida y segura al pagador = consumidor.

Reflexionemos sobre los siguientes datos: 43.000 talleres, 4.100 concesionarios, 11.000 gasolineras, 800 centros comerciales, 20.000 supermercados.

En un mercado con una clara necesidad de vender y cobrar contar con la posibilidad de acceder a una red de puntos de venta de este nivel, supone un valor añadido de esos que nos encanta en el marketing de las necesidades.

La clave está en conseguir, convertir la información en conocimiento, el conocimiento en producción, la producción en rentabilidad y la rentabilidad en sostenibilidad del beneficio.

Pensar y desarrollar es clave y para ello es fundamental aliarse y dejarse asesorar por expertos que produzcan ese valor añadido.

 

Sigamos avanzando

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s